PRESENTACIÓN

*****************************************************************************


EL PRESENTE BLOG SE PROPONE


*Para dar a conocer los lugares que se ven amenazados por el proyecto de construcción de un nuevo puente sobre el Pisuerga en Valladolid

*Para difundir las iniciativas destinadas a conservarlos y para recavar nuevas propuestas.

*Para crear un espacio de discusión


*************************************************************************************




¿Piensa que está usted en un remanso de paz, alejado de los ruidos de la ciudad, rodeado por un ambiente plenamente bucólico?






Así es, en efecto, pero no se equivoque. No imagine lugares distantes o de escapada de fin de semana. Está usted en pleno Valladolid, en el barrio de la Rondilla, en las orillas de nuestro río Pisuerga.




Se trata seguramente del tramo de ribera mejor conservado de toda la ciudad, donde todavía pueden apreciarse muchas de sus características originales. Una reliquia que se ha conservado con el paso del tiempo.

***************************


Pero tampoco piense en una zona marginal o abandonada. Al contrario, toda esta orilla del Río está integrada en el parque RIBERA DE CASTILLA, bien conocido y apreciado por los vallisoletanos, que acuden masivamente a pasear por él, e incluso por gentes de fuera de Valladolid, que se asombran de lo que aquí tenemos. Y es que efectivamente, el conjunto formado por la ribera y el parque es un verdadero lujo, un ejemplo de integración de una zona natural, en un espacio de recreo y esparcimiento, que permite olvidarse de la ciudad y sus ruidos sin salir de ella ¿No vale la pena hacer todo lo posible por conservarlo y mejorarlo?





CONÓCELO Y CUÉNTALO









*******************************


Por desgracia hay muchos factores que contribuyen a deteriorarla, La falta de atención, de mantenimiento, las reparaciones que no se llevan a cabo,(también la falta de civismo de algunos individuos).


En esto momentos las obras del emisario que se realizan a lo largo de la orilla izquierda del Pisuerga, y que parece que no finalizarán nunca, tienen levantado todo el paseo central y cortado el acceso a una gran parte del parque. Aunque esta situación es provisional, es de temer que algunas zonas no recuperen su aspecto original.

Pero hay algo que amenaza con alterar este entorno de una manera radical e irreversible.



EL PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE UN NUEVO PUENTE SOBRE EL PISUERGA




¿Por qué es ésto una amenaza?












Este puente obligaría a prolongar la calle de la Rábida, de modo que cortaría el paseo central del parque...




atravesaría la chopera justamente por aquí,...












... y saldría a la orilla en el lugar que aparece en la foto







A todo esto hay que añadir el impacto y el deterioro irremediables en las zonas adyacentes:





* la chopera en su conjunto,

* el paseo junto al río

* la zona de la desembocadura del Esgu
eva,


* Y especialmente el conjunto formado por los embarcaderos, los miradores del río y la pasarela que atraviese el canal junto al antiguo molino. Hay que decir que éstos lugares han sido escogido repetidamente como punto de partida de competiciones de piragüismo a nivel nacional e internacional, constituyendo un marco de primera categoría para estos eventos. El plan especial de las riberas del Pisuerga del Ayuntamiento de Valladolid lo califica de "lugar idóneo" para ese fin y lo propone además como punto de embarque del barco de recreo e incluso sugiere su promoción como centro lúdico-deportivo (con creación de cafetería y restaurante en el antiguo molino).

¿Dónde quedaría el interés de esta zona con un puente que le atraviesa prácticamente por encima?


Por último está el daño a la calidad de todo el parque cuya tranquilidad y alejamiento de la congestiones urbanas pasarían en buena medida a ser historia.



********no queremos que esto llegue a suceder por indiferencia y desconocimiento**************







*********************************************





Te invitamos a conocer este entorno, a disfrutar de la belleza de los lugares por los que se piensa construir el puente, antes de que queden irremisiblemente transformados.

Te invitamos a apoyar la iniciativa de construcción de una pasarela peatonal, como alternativa.

Ayúdanos a defender un valor que es patrimonio de todos los vallisoletanos.















Para muchas personas la construcción de puentes es siempre algo positivo. Y efectivamente los puentes facilitan la comunicación y la fluidez entre las orillas del río, permitiendo una permeabilidad en la ciudad.

Sin embargo los puentes tienen costes y no sólo económicos. Los costes económicos se pueden resarcir pero los costes ambientales, urbanísticos y patrimoniales puede que no se recuperen nunca.

Por eso no nos oponemos por sistema a la construcción de un puente.

Pedimos que se tenga en cuenta los perjuicios que originaría y, que se evalúen adecuadamente las ventajas, antes de dar pasos que serían irreversibles.

¿Que razones justificarían la construcción de este puente?

* Es una vía de comunicación necesaria para Valladolid

Pero esto es muy discutible ya que en las proximidades existen otros dos puentes de gran tamaño (el del Cabildo y el de la Condesa Eylo, de reciente construcción) que junto con el puente Mayor absorven de manera suficiente el tráfico de esa parte de la ciudad.

Además el nuevo puente conduciría a los coches al centro de la Rondilla, en una zona que no ofrece una salida clara ni fácil al resto de la ciudad y que además correría el riesgo de verse colapsada por el aumento de tráfico (confluirían cuatro calles de doble dirección en una plaza de reducidas dimensiones)

* Aparece en el Plan General Urbano de Valladolid

Efectivamente la comunicación entre el barrio de la Victoria y el resto de la ciudad era algo que se quería solucionar el viejo Plan de Ordenación Urbana de Valladolid. Por eso se proyectó el puente de la calle de la Rábida.

Sin embargo finalmente se decidió realizar el puente de la Condesa Eylo por la calle Tirso de Molina a la altura del seminario Mayor (que nunca figuró en el Plan general), con el fin de atender esa necesidad. Hay que decir que la asociación de vecinos del Barrio de la Victoria y de Puente Jardín no ven necesario realizar un segundo puente por la calle de la Rábida. Pese a ello el nuevo Plan General de Ordenación Urbana recoge este viejo proyecto ¿por qué?
Resulta cuanto menos dudoso que el puente de Doña Eylo cumpla la función para la que fue creado de una manera suficiente, ya que no se ha hecho una adecuación de los accesos al mismo desde la carretera de Burgos ni se ha buscado la manera de facilitar la salida al resto de la ciudad desde, pese a que en este caso existen más posibilidades. ¿Son estas insuficiencias las que se quieren remediar mediante la construcción de nuevo puente que se encontraría con las mismas o peores dificultades?

* Se intenta dar salida a una nuevo zona de expansión de Valladolid

Este parece ser el principal motivo. Por lo visto están proyectados dos grandes áreas de expansión urbanísticas al otro lado del río cuyo tráfico podría provocar el colapso de las vías actualmente existentes.
Sin embargo este hecho difícilmente podría remediarse con la creación de un puente de capacidad bastante limitada, ya que sería de doble dirección con únicamente dos carriles, aparte de los problemas de comunicación antes señalados.

Pero lo que realmente habría que preguntarse es qué sentido tiene seguir manteniendo un proyecto expansivo de la ciudad cuando las últimas arabizaciones construidas encuentran serias dificultadas para venderse.

¿No hay que replantearse el modelo de ciudad que queremos? ¿No vale más la pena hacer una ciudad acogedora para los ciudadanos en lugar de supeditarla a proyectos de dudosa realización y de más dudosa necesidad?

* Se facilita el contacto entre ambas orillas

Esta podría ser una buena razón. Pero la construcción de un puente no es la única manera de conseguirlo. El Plan Especial de las Riberas del Pisuerga, establece la necesidades de crear vías de acceso entre orillas cuando la distancias entre puentes sea considerable, pero señala que tales vías pueden consistir en puentes o en PASARELAS PEATONALES.
De hecho existe el proyecto de construir una pasarela en la zona comprendida entre el puente de Arturo Eyries y el puente de la Hispanidad
¿por qué aquí no? ¿hay menos motivos para realizar aquí una pasarela peatonal?
Por el contrario, pensamos que las razones a favor son mucho más poderosas. Aparte de permitir el tránsito de peatones y bicicletas a una parte y otra del río habría que mencionar las siguiente:
· Permitiría completar un circuito por las dos márgenes, uniendo el parque ribera de Castilla con los paseos de la otra parte del río hasta el puente de la Condesa Eylo .

· Permitiría a los paseante apreciar toda esta zona de ribera, que es menos frecuentada, con la mínima alteración de la misma.
* Una pasarela peatonal no está tan condicionada a la existencia de una vía de tráfico que conecte con ella, con lo cual hay un mayor margen para escoger la ubicación más adecuada.
En definitiva una pasarela peatonal permitiría complementar la comunicación entre orillas con la conservación del entorno aparte de otras ventajas suplementarias.
Creemos que esa es la mejor opción, y así ha sido propuesto en numerosas ocasiones al Ayuntamiento de Valladolid por parte de la Asociación Familiar
* Crea puestos de trabajo
Esta es una razón que en la actual situación de crisis parece tener cierto peso, pero en realidad es una falacia. ¿Acaso están cubiertos todos los proyectos y todas las necesidades de la ciudad?
Mencionemos todos los proyectos que figuran en el Plan de las Riberas del Pisuerga. Mencionemos todas las necesidades de guarderías, centros de día, aparcamientos (especialmente en la Rondilla) etc.
¿Acaso no hay donde invertir los tres millones de euros que costará la realización del Puente en obras necesarias o beneficiosas para la ciudad y que creen puestos de trabajo?
Es más, ante una obra tan costosa ¿no debemos preguntarnos si es realmente necesaria? ¿no deberíamos plantearnos qué tipo de cosas podrían resolverse en nuestra ciudad con ese dinero?
* Es una decisión del Ayuntamiento.
El ayuntamiento tiene derecho a decidir en qué se gasta el dinero de que dispone, siempre que lo haga por lo cauces reglamentarios, ya que ha sido elegido democráticamente
Pero lo ciudadanos tenemos también derecho a oponernos a una decisión que consideramos perjudicial, siempre que se haga de una manera cívica, precisamente porque estamos en una democracia.
Eso lo estamos viendo todos los días. Las decisiones de nuestros gobernantes, sea a nivel municipal, autonómico o nacional, son contestadas de continuo, no sólo por la oposición política, sino por particulares, por instituciones o por sectores de población. En algunos casos se ha llegado a proponer la objeción de conciencia e incluso la desobediencia civil.
Cada cual podrá decidir con quién está más de acuerdo, si con la actuación de los gobernantes o con los que se oponen a ellas, pero lo cierto es que la vida cívica no se acaba con las elecciones cada cuatro años ni se da a los gobernantes un cheque en blanco durante ese periodo.
Nosotros hemos expuesto las razones en contra de la realización el nuevo puente. Habrá quienes no estén de acuerdo con ellas. Están en su derecho.
A ellos también les invitamos a dar su opinión en este blog.

CAMPAÑA DE RECOGIDA DE FIRMAS

Por parte de la Asociación Familiar Roncilla y de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valladolid se ha iniciado una campaña de recogida de firmas.

Para informarte y dejar tu firma por internet

http://www.vecinosvalladolid.org/campana-de-recogida-de-firmas








VALLADOLID TENÍA UN RÍO LARGO



Valladolid tenía un río largo, de riberas frondosas y salvajes
islas. Un río que llegaba desde la Cueva del Cobre hasta el
pueblo de Simancas. Ahora el río ya no es tan largo, ahora
se divide en tramos: entre el puente mayor y el de la rosaleda,
entre éste y el de usos múltiples... y así hasta nueve tramos
por obra y gracia de 10 puentes de diseño variopinto que
conectan orillas y vidas. Porque el sentido de un puente es
unir, vertebrar, comunicar; de tal modo que pierde en todo
punto su significado cuando separa más que aproxima.

Me gustan los puentes que unen y me gusta asomarme a
un
puente y no ver más que río y ribera perdiéndose en la lejanía
para poder imaginar su fluir hacia arriba hasta sus primeros brotes.
Hasta hace no mucho esos lo conseguía desde el puente mayor,
ahora me voy al puente de Doña Eylo y después ¿a cuál?
Lo he intentado desde el puente del Cabildo peor no llego a
abstraerme lo suficiente, mi poder de concentración es
limitado y no alcanzo a ver el Pico Tres Mares con la Michelín al lado.

El Pisuerga ya estaba en Valladolid antes de que aquí nacieran reyes,
antes de que aquí viviera Cervantes, antes de que se hablara castellano,
estaba aquí antes que todo. Y seguirá, no hay duda, con puente o sin él.
Como también estaba la fachada del Colegio de San Gregorio cuando
transitaban a su lado coches, pero seguramente no se apreciaba de
la misma manera y se acertó al apartar el tráfico. La Catedral y
la Antigua tenían el mismo valor artístico y arquitectónico con casas
cercanas o sin ellas pero quizá no tengan el mismo valor estético.
El Pisuerga seguirá ahí y también el Parque Ribera de Castilla
pero puede que deje de ser el centro de disfrute de gran parte
de vallisoletanos.

Y entrando en una nueva etapa para la historia de Valladolid,
con un cambio muy seguro en su paisaje urbano hay que dar a esta
ciudad un valor añadido, porque palacios, iglesias, edificios altos y
modernos, casas con blasones o de ladrillo caravista las hay en
muchas ciudades, pero un parque como el de Ribera de Castilla,
tan integrado en la cuidad y tan volcado a unas riberas tan aptas
para el paseo, con una extensión tan grande libre de ruidos no
lo tienen en muchas ciudades, de manera que no es sólo una zona
que da calidad de vida a los habitantes sino que es fuente de orgullo
para todos nosotros y se nos hincha el pecho cuando alguien que
nos visita se admira del parque y de su entorno, aunque no sea
tan famoso como otros.

En un reciente libro que da a conocer la historia de Valladolid
a nuestros niños se dice que hubo grandes hombres que quisieron
mucho a esta ciudad y dejaron huella con sus obras hasta hoy.
También se dice que hubo gente que no la quiso nada y destruyó
grandes legados ya irrecuperables. No me agradará ser testigo de
una destrucción sin marcha atrás.

Me gustaría invitar a todos a que se acercaran a la orilla de
nuestro río al atardecer, en los pequeños miradores que están
bajando al final de la calle la Rábida y con ojos relajados
y sin prisa disfruten del pasar sereno y pausado del agua,
con la luz ya mortecina y se pregunten si quieren que ese
paisaje desaparezca de sus vidas.
Aunque el agua siga discurriendo serena y pausada.

GALERIA DE FOTOS:


Imágenes de invierno I