¿Piensa que está usted en un remanso de paz, alejado de los ruidos de la ciudad, rodeado por un ambiente plenamente bucólico?






Así es, en efecto, pero no se equivoque. No imagine lugares distantes o de escapada de fin de semana. Está usted en pleno Valladolid, en el barrio de la Rondilla, en las orillas de nuestro río Pisuerga.




Se trata seguramente del tramo de ribera mejor conservado de toda la ciudad, donde todavía pueden apreciarse muchas de sus características originales. Una reliquia que se ha conservado con el paso del tiempo.

***************************


Pero tampoco piense en una zona marginal o abandonada. Al contrario, toda esta orilla del Río está integrada en el parque RIBERA DE CASTILLA, bien conocido y apreciado por los vallisoletanos, que acuden masivamente a pasear por él, e incluso por gentes de fuera de Valladolid, que se asombran de lo que aquí tenemos. Y es que efectivamente, el conjunto formado por la ribera y el parque es un verdadero lujo, un ejemplo de integración de una zona natural, en un espacio de recreo y esparcimiento, que permite olvidarse de la ciudad y sus ruidos sin salir de ella ¿No vale la pena hacer todo lo posible por conservarlo y mejorarlo?





CONÓCELO Y CUÉNTALO









*******************************


1 comentario:

  1. En los años en los que era yo pequeño, la orilla del rio era el unico espacio verde a las afueras de la Rondilla. Mi padre nos acompañaba a mis hermanos y a mí hasta la unica zona verde que habia por entonces no muy lejos de mi calle.
    Lo recuerdo como una preciosa y verdadera excursión al campo pero sin tener que coger el coche y gastar gasolina, que ya estaba muy cara.
    Parece como si fuera ayer, la vez que nos llevó el colegio a realizar un concurso de pintura y maravillado por la paleta de colores que mostraban las hojas de los arboles en aquella época. Ni que decir tiene que me parecia increible que pudiera haber algo tan bonito al lado de un barrio que parecia una sucesión de cajas de cerillas unas encima de otras que parecia que se iban a derrumbar sobre mí...

    ResponderEliminar